Archivo de la categoría: post

¿Cómo la utilización de los nuevos medios en el arte interactivo generan estéticas relacionales ?

Por: Clara Lopera y Catalina Salinas

En un mundo contemporáneo en donde los nuevos panoramas y contextos cercanos nos permiten ser cada vez más individualistas, prescindir de la compañía del otro, trabajar desde nuestra casa, escuchar música desde nuestros audífonos, e incluso estar al lado del otro pero enfocados en nuestro dispositivo móvil, son nuevos paisajes basados en un mismo concepto: independencia, pero no son sólo los nuevos medios, es toda una tendencia generalizada y actual que nos da la oportunidad de disfrutar las cosas solos, cuánto y cuándo lo queramos; sin embargo, hay algo que nunca está lejos, está con nosotros siempre a través de ellos: los nuevos medios.
El doctor ruso Lev Manovich, artista, teórico y crítico especialista en nuevos medios, identifica a los nuevos medios como aquellos que hacen uso de herramientas digitales como computadoras o dispositivos más que para su producción, para su distribución y exhibición. A partir de estas experiencias con los nuevos medios y la sociedad, los artistas a través de los años han empezado a pensar en cómo estos pueden generar lazos, planteando proyectos que enlacen al espectador, a la obra, y al espectador de al lado, esto no sólo nos permite tener una experiencia artística, nos permite crearla con el otro en un estado de encuentro, una experiencia estética. El arte nos cuestiona, nos piensa y nos une.
Es así como se empiezan a aparecer términos nuevos en nuestro recorrido por los nuevos medios y el arte, como el arte relacional, el compartir con el otro, el interactuar por medio de la obra con el otro.
El arte relacional es, para Bourriaud:

“un conjunto de prácticas artísticas que toman como punto de partida teórico y práctico el conjunto de las relaciones humanas y su contexto social, más que un espacio autónomo y privativo”.

En este marco se define entonces la estética relacional como una
“teoría estética que consiste en juzgar las obras de arte en función de las relaciones humanas que figuran, producen o suscitan”.

El arte visto desde un punto de vista relacional sería “un estado de encuentro” y así la experiencia estética es una reunión tanto con el mundo que nos rodea como con los demás seres humanos.
Se reúne entonces en esta línea de pensamiento, la idea de una obra abierta, de una estética de la proximidad y de un arte de la continuidad. Hay que entender que para Bourriaud esta concepción estética , que es generadora de una forma relacional, es animada por la situación contemporánea y la relación con la modernidad, no explícitamente por la condición existencial del hombre. No es porque el hombre por esencia se siente solo, si no que responde a la necesidad de recuperar la interacciones sociales reducidas por una comunidad pasiva contemporánea. Se reaviva el deseo de compartir con el otro, con un sujeto próximo, pero a través de nuevos lenguajes para que la practica artística, reducida a la urbe pueda ser pensada desde otro escenario. Es por esto que el arte relacional no es una teoría sobre el arte (Bourriaud), éste se inscribe en una trama social. No es buscar lo bello, ni inscribirse en la historia del arte para la perpetuidad, es construirse desde la intersubjetividad, que el arte me mire y que yo mire al arte y así construir reciprocidad, conmigo mismo y con el otro. Es compartir un momento, un instante con el otro de donde permite el nacimiento de una interactividad.

En la obra Access de Marie Sester, una instalación de arte interactivo, notamos como sin la presencia de las personas, la obra no existe, se construye bajo la idea básica de la interactividad, el sujeto interactúa con la obra y con otros espectadores mientras estos le observan, esto se convierte así en una interacción recíproca, un contacto entre los tres factores determinantes.

Encontramos este artículo que creemos que puede abrirles más la mente sobre las dimensiones del arte interactivo:

http://athestyleguide.com/arte-tecnologia-una-innovadora-forma-de-expresar/

En conclusión, la unión máquina- arte ha permitido crear nuevas experiencias que construyen lazos entre el sujeto y el objeto promulgador de los nuevos medios, y entre sujeto-sujeto, lazos que crean nuevas experiencias. Estas experiencias pueden ser vividas por el hombre de forma diferente puesto que ha creado nuevos lenguajes, a través de imágenes, links, gifs, todo creado para los nuevos medios que nos permite comunicarnos de formas diferentes a la antigüedad, y que por medio de estas nuevas interfaces y así mismo contextos, rompiendo con los esquemas del ser humano solitario e individualista pero inicialmente apoyándose en el arte que genera estados de encuentro entre las personas en un siglo que trae como premisa el “individualismo”.

Fuentes: 

1. https://contactzones.cit.cornell.edu/artists/esp_manovich.html
2. BOURRIAUD, Nicolas. Estética relacional. Cordoba, Adriana hidalgo editora, 2008.

Etiquetado , ,

Trascendiendo los medios narrativos

Por Luis Miguel Mejía Gómez

¿Por qué ahora los contenidos audiovisuales nos llaman más la atención si tienen buenos efectos especiales, o si tiene una buena producción, una buena técnica, porque gastaron millones de dólares en puestas en escena, y una historia comercial?

Pero a pesar del derroche el asombro termina ahí. En el cine o en el teatro en casa, el único hogar de estos contenidos, solo en ese momento asombran, pero nuevamente vuelven al olvido. La experiencia termina allí.
Porque no experimentar una nueva metodología, una experiencia envolvente, una narrativa que trasciende los medios. Una narrativa transmedia. Transmedia es la técnica de contar una sola historia o una experiencia narrativa, a través de diferentes plataformas y formatos usando las nuevas tecnologías digitales. No la debemos confundir con adaptaciones, precuelas o secuelas. Sino una narrativa que se sincroniza  a través de los diferentes medios utilizados.

No tenemos una fecha origen, o un contenido que digamos haya sido el primer transmedia, mas bien a sido una evolución, y que actualmente podemos ver las primeras producciones con esta estrategia en mente. Es tanto así que uno de los ejemplos que viene a la mente cuando hablamos de transmedia, es sin duda Star Wars, que no solo posee una serie de películas, sino una infinidad de contenido en comics, libros y videojuegos, pero, ¿fue estrategia que fue planeada desde un principio así?, o fue mas bien una adaptación a la tan exitosa franquicia, que a medida que crecía su número de fans, era necesario aumentar el contenido para mantenerlos allí. Podríamos decir entonces que se volvió una estrategia de mercadeo, mas que una narrativa continua, y que fue creciendo con el tiempo, en vez de ser un universo entero desde su lanzamiento.
El ejemplo que me ha cautivado, y me ha dado pie para hablar sobre la transmedia, y como debemos implementar esta estrategia en nuestras películas y contenidos, es la película española El Cosmonauta, una película que duro cuatro años en su realización, que consiguió el dinero necesario para su realización a través del crowfunding (es el esfuerzo de personas en la web, para sacar adelante un proyecto que necesita capital),
Y que mantuvo a sus seguidores al tanto de su producción, con diferentes contenidos que acompañaron una estrategia transmedia, entre ellos esta un largometraje que era la historia principal, pero que era acompañada con diferentes webisodios (llamados así porque son episodios solo transmitidos en la web) que narraban las historias que no eran abordadas en la película, una historia social contada en tiempo real, con perfiles en Facebook (red social) en las que los protagonistas de la historia contaban sus experiencias, sobre la narrativa, un documental de ficción sobre la historia en la cual fue basada la película, entre otros.
Viendo los dos ejemplos comparados, podemos ver que la diferencia radica en la narrativa estrictamente, la manera en que se proponen diferentes medios al mismo tiempo para que los usuarios podamos envolvernos realmente en la historia y podamos sentirla y experimentarla de una manera mas “real”. Como una estrategia como esta  usada en una película independiente dio tanto éxito, podría replantear completamente la manera en que contamos nuestras historias, y como Hollywood podría aprender de esto también.