Archivo de la categoría: experimentación

El Lado Visual de la Música

La música y las imágenes, o de una manera más general, lo auditivo y lo visual, han tenido una relación constante en la cultura, observable desde el pasado en los rituales, las danzas y las complejas óperas, hasta la actualidad en los medios de comunicación en los que abundan productos audiovisuales que integran estos dos aspectos de la percepción para producir una nueva realidad o lenguaje”1.
De la música no podemos dar una única definición que consideremos absoluta, ya que ésta quizás esté en mayor grado definida por su manifestación en cada cultura. A pesar de esto, muchos podemos coincidir en que dentro de la gran variedad de alternativas que ofrece existen piezas (musicales) y estilos que disfrutamos, sea porque nos sintamos movidos por su ritmo, fascinados por su melodía o identificados con los sentimientos, circunstancias, pensamientos o ideas” que nos comunican. De igual manera podríamos concertar que son los “sonidos y los silencios” los elementos fundamentales que la componen. El sonido, considerado como “la sensación percibida por el oído al recibir las variaciones de presión generadas por el movimiento vibratorio de los cuerpos sonoros” que “…se transmite por el medio que los envuelve, que generalmente es el aire de la atmósfera”, y el silencio como “La ausencia perceptible de sonido” 2.
La imagen, por otro lado, como manifestación de “la apariencia visual de un objeto real o imaginario”, dentro del contexto de una pieza audiovisual (en la cual además existe una transformación de dicha imagen en el tiempo), puede entrar a interactuar con lo auditivo (igualmente percibido en un tiempo y espacio) “mediante mecanismos como la armonía (a cada sonido le corresponde una imagen), complementariedad (lo que no aporta lo visual lo aporta lo auditivo), refuerzo (se refuerzan los significados entre sí) y contraste (el significado nace del contraste entre ambos)” 3. Mecanismos que llegan a ser de interés al ámbito de la música, que puede por tanto ser armonizada, complementada, reforzada y contrastada por medio de la imagen, que le agrega un valor significativo en otro campo de la percepción (la visual), como hemos visto repetidamente en videoclips y presentaciones en vivo, entre otros; pero es con respecto a estas presentaciones en vivo que se busca profundizar con esta investigación, en particular con la generación automatizada de visuales, que se presentan comúnmente como coloridas transformaciones de fractales o partículas luminosas que responden aparentemente a los cambios de la música. Sin embargo, dichas visualizaciones parecen quedarse cortas o estar limitadas con respecto a lo que podrían lograr y aportar en cuanto a riqueza gráfica.
La experimentación que se ha hecho en materia de nuevos instrumentos, particularmente dentro de la música electrónica (producida con tecnología musical electrónica), abre enormemente la posibilidad de explorar complementos visuales para la música, que incluso se puedan volver parte del instrumento como lo son los gestos que acompañan la interpretación en cualquier caso. Ejemplo de esto puede ser la presentación de Daniel Gómez en el Concierto Patio Sonoro, que además de incorporar la proyección de visuales, se desarrollaba alrededor de su propio instrumento creado, a partir de una “superficie elástica para manipular el sonido”4.
Basado en este tipo de propuestas, se buscará ahondar en las posibilidades de generar gráficos y animaciones que acompañen e interactúen con la música interpretada en vivo (y con miras en la improvisación) de una manera valiosa y alimentada por los aportes del diseño gráfico.

Anuncios