EL CAMBIO, UN CONCEPTO QUE DE BELLEZA NO ENTIENDE

Autor: Paulina Bohorquez

En post anteriores, hemos visto cómo con el paso de los años la fotografía y la cámara fotográfica han evolucionado, a tal punto, que actualmente hacen parte de dispositivos (Smartphone, computadores, tabletas, etc.) que décadas atrás ni se pensaba que pudieran tener esta función. Se han expresado así mismo diferencias y similitudes, usos, manejo, aplicación y demás, entre dos dispositivos clave que han sido tema de debate en las tres publicaciones anteriores, todo con una única intención, darle solución a la pregunta de: si ¿es posible que algún día la cámara de un dispositivo móvil, Smartphone, logre desplazar del mercado una cámara digital ordinaria?

Image

Aunque la pregunta inicial pareciera estar ya resuelta, y hasta el momento las hipótesis de la investigación parecieran estar más esclarecidas y  comiencen a tomar mas forma de premisa y afirmación con respecto al tema, surge entonces otro factor directamente relacionado con el tema: la edición fotográfica tomada desde un preámbulo histórico hasta tiempos actuales, y como la concepción de acabado, retoque, y “bonito” o estéticamente agradable al ojo ha cambiado o se ha transformado a través de los años gracias a la evolución tecnológica.  

Image

 

Remitámonos a los inicios de la fotografía, cuando inicialmente las tomas eran a blanco y negro, se retrataban rostros de personas, familias completas, personas fallecidas. No había ningún tipo de edición, el revelado se hacía en un cuarto oscuro con químicos que se disolvían en agua y allí se “lavaba el papel fotográfico”. Con el paso del tiempo y la evolución de la cámara se empezaron  hacer mejores y fotografías con mas concepto, la revolución industrial, la maquina por encima del hombre, ya no eran los retratos los protagonistas sino la maquinaria y sutiles colores empezaban a aparecer  ya en las tomas, amarillos claros, azules lavados, sutiles rojos, ya se ven indicios de edición y retoque en la fotografía. Pasaron entonces décadas antes de que surgiera la fotografía a color, el rollo fotográfico, la fotografía instantánea, y alrededor de esto todo un cambio en el concepto de la imagen, ya no solo habían fotografías de rostros, familias o maquinas, habían paisajes, animales, se veían colores,  y en torno a esto todo un espectáculo visual para quienes mandaban a revelar sus fotos y veían después sus resultados. No obstante la evolución no termina allí, gracias a la globalización, nuevas tecnologías, la industria de la moda, las marcas y la competencia de esas hicieron que no solo saliera al mercado un aparato que sirviera para tomar fotografías  digitales, que pudieran verse en el acto y detectar problemas de luz, sombras, temperatura del color, y fotogenidad del producto o persona a retratar. Del afán por el ahora, del dicho el tiempo es oro y por los estereotipos de belleza implantados por la sociedad surgen programas de edición fotográfica (photoshop, picasa, picture manager, ligth room, entre otros para cámaras digitales) que permiten retocar al fotografía para lograr la intencionalidad que se requiere y lograr la mejorar la toma un 100%. 

Image

 

Los dispositivos móviles o Smartphones actuales no se quedaron atrás, solo el hecho de que posean una cámara incrustada los hace ya merecedores de poseer aplicativos que logren editar fotos en el formato digital que permite visualizar la interfaz. Pongamos un ejemplo concreto: Instagram. Instagram es una aplicación para Smartphone (android/Apple) que permite realizar al usuario una serie de retoques estandarizados por medio de los cuales este asemeja un filtro logrado por una tonalidad en la luz, imita un filtro agregado por un lente de color, etc. Filtros a los cuales el aplicativo viene predeterminado con nombres específicos para hacer creer al usuario que la fotografía que tomo se verá mucho mejor y más “bonita “por medio de la aplicación de estos filtros.

Después de estos es que podemos ver como a través del tiempo varia tanto la concepción de lo que debería ser fotografía y no y de lo que es bonito y no, en la antigüedad tomarle foto a un plato de comida, sería una pérdida de tiempo, dinero y una foto mal hecha. En la actualidad tomar una foto al plato de comida que te sirven en el restaurante, a un helado y aplicarle un filtro en instagram para realzar colores y sensaciones a transmitir por la fotografía es ahora considerado algo estético, aceptable y una forma de generar diversas sensaciones ya no tanto apreciativas de la toma, sino sensaciones  a nivel y modo informativo de la persona: la foto se toma con intención de compartirla por las redes sociales y que todo el mundo se entere que el dia X fui al restaurante Y y ordené el plato de comida Z.

 Image

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: