“Medellín ciudad moderna, pero sin historia”.

Por: Emelly Vanessa Castro Carvajal – Historia

Al analizar e investigar la historia de la comuna 10 en Medellín, fue inevitable no dar cuenta de un pasado que es poco recordado en la actualidad, tal vez las calles recargadas de comercio y tráfico, nos fueron envolviendo en una cotidianidad que nos impide percatarnos de lo que allí sucedió, lo más curioso es que todo este boom de la comuna 10, como eje central de la ciudad tiene una razón de ser, no es algo meramente gratuito, si no que fue parte de la evolución en la que incursionaron, diferentes antecedentes que comienzan desde 1646, año en que se origina el poblado “el sitio de Anná” (como en un principio fue conocida parte de la comuna 10) hasta la evolución de las grandes plazas, los múltiples barrios, y los muchos acontecimientos que han posicionado esta comuna, como el centro de nuestra ciudad.

Lo triste de todo esto, es que algunas historias tan solo quedan plasmadas en la memoria de nuestros ancestros que vivieron aquellas épocas, y que para las nuevas generaciones no tienen ningún sentido, es por esto que sería maravilloso que el proyecto “Museo de Ciudad”, fuese más que una maqueta, y rescatara aquellas historias, compartiéndolas a todos sus visitantes, ya que solo sabemos que tenemos uno de los rascacielos mas alto de Colombia, el segundo eje de comercio más grande en Latinoamérica, pero no sabemos, no tenemos idea de nuestra verdadera procedencia.

Primera hipótesis: “No se puede presentar una ciudad, sin presentar su historia”

En el cerro Nutibara encontramos abierto al publico, una magnífica maqueta de ciudad, una maqueta que se limita solo a reflejar la extensión de lo que es Medellín, pero hasta ahí, hasta ese punto, cumple su funcionalidad, por que es una maqueta sin historia.

De que sirve un montón de minúsculas representaciones, si no tenemos algo que contar de ellas, y lo peor de que sirven en un lugar llamado ”Museo de ciudad”, para lograr comprender esta asombrosa estructura, deberíamos comenzar por entender que fue lo que hizo que la maqueta fuese tan extensa, conocer el origen de diversos hitos que contribuyeron a que Medellín se viese hoy así y para alcanzar esto, debemos ir al origen de nuestra historia y gran parte inicia en la comuna 10.

Lo más alarmante es que si cuestionamos a los visitantes propios de nuestra región, se limitan solo a contarnos lo moderna que es Medellín, sus emblemáticos edificios, y lo bonita que es la cultura paisa, pero si analizamos sus respuestas vemos que estas historias datan si mucho 150 años para acá, y ¿que paso con el resto?, ¿que paso con los años 1600?, donde quedaron estas respuestas, tal vez nos preocupamos tanto por ser tecnológicos, y mover la economía, que nos adentramos en lo habitual y fuimos convirtiendo en parte más del follaje los pocos centros históricos que poseemos, nos acostumbramos a verlos, los volvimos en un algo que ya ni siquiera indagamos. Es por esto que ante esta posición surge la segunda hipótesis:

Medellín, una ciudad que no conoce su historia

¿Sabe usted como fue conocido en un principio el sector de la candelaria, en la comuna 10?, ¿sabe usted que había antes del edificio Coltejer?, ¿sabe por qué el parque Berrio es denominado el corazón de Medellín?, estas y muchas otras preguntas se quedan sin respuestas, cuando encueste a varias personas  entre las edades de 15 a 45 años, por lo que me he quedado anonada ante la poca educación de historia cultural que hemos tenido.

Ya que no es un echo gratuito que en el parque Berrio, se crucen la calle 50 (Colombia) con la carrera 50 (Palacé), denominándolo el corazón de Medellín, este echo tiene un trasfondo; una historia que se remonta desde un poco antes de  1649, épocas donde este parque fue denominado como la plaza principal, y lo que era Medellín solo se limitaba a esta zona, quien creyera que allí se hacían ejecuciones, funcionaron plazas de mercado, y era el lugar predilecto para hablar de política.

Alrededor de la plaza se fueron posicionando familias de la alta alcurnia, compuestas por españoles, que buscaban terrenos llanos y con cercanía al rio, por lo que se situaron en este sector, llamándolo el sitio de Anná (Proveniente de la quebrada santa Elena, conocida en un principio como riachuelo de Anná)  así el centro poblacional, comenzó su expansión a lugares aledaños hasta completar la totalidad de la comuna 10; un hecho que fue paulatino, según las diversas necesidades que cada vez necesitaron de mas espacio.

Los recientes habitantes de la candelaria (nombre de la comuna, dado en 1675 por la iglesia de la candelaria, ubicada en la plaza principal) en mayoría españoles y forasteros comenzaron a traer de sus viajes ideales que fueron sembrando en nuestra cultura, tal así como nuestros ropajes típicos que provienen de lugares externos a nuestra región, como el carriel del francés Cartier, que significa bolso, o las alpargatas utilizadas por los españoles.

La arquitectura no se quedo a un lado, ya que solicitaron arquitectos franceses como Agustín Govaerts o carre, para que hicieran obras ostentosas que hablaran de una Medellín moderna y sofisticada, la ironía que encuentro analizando esto, es que antes buscábamos generar obras majestuosas, mientras ahora solo buscamos aprovechar al máximo el espacio y generar redes de comercio en absolutamente todos los rincones; el Hueco es el caso donde ni las obras patrimoniales como el palacio nacional, fue respetado invadiendo sus cuartos con mercancías. Por lo que se ocurre mi tercera hipótesis.

La comuna 10 eje principal del comercio antioqueño

Gracias a su locación, y el punto de paso obligado por Medellín, esta le quito el puesto a santa fe de Antioquia como capital antioqueña. Con las frecuentes guerras civiles a finales del siglo XIX, la burguesía antioqueña, compuesta por comerciantes y mineros comenzaron a  buscar nuevas formas de asegurar sus capitales y hallaron en la adquisición y evolución del negocio de tierras una de las formas más viables, no sólo de proteger y garantizar su seguridad económica, sino de multiplicar sus ingresos.

Para lograr esto se dieron cuenta que uno de los negocios primordiales de entonces, era el que hacía referencia a la renta del suelo urbano. Así comenzaron a optimizar las condiciones de las tierras, abrir calles y plazas, el loteo y la construcción de nuevos proyectos, articulando paulatinamente todo aquello, al centro urbano, por lo que fue necesario consolidar un centro, el cual dio paso a la construcción de una Plaza de mercado, ubicada en Cisneros, reubicando a la vez el mercado que se desenvolvía en lo que hoy se conoce como el Parque Berrío.

Al convertir esta plaza en el eje central de comercio, se comenzó a ver un amplio desarrollo de movilidad, implementando sistemas como el tranvía, las escaleras, las arrieras y uno de los mas importantes el ferrocarril de Antioquia, que acerco todos los pueblos aledaños a Medellín, todo este transporte tuvo su punto de encuentro en esta plaza, donde se comercializaban productos agrícolas, propios de cada región, con el tiempo esta plaza sufrió 2 incendios el ultimo en 1968, ocasionando que esta fuera removida hacia la mayorista, la minorista y la plaza de mercado de la américa, deteriorando a su vez el transporte que rodeaba de manera especial esta zona.

A pesar de la caída de la plaza de mercado principal, las zonas aledañas a este sector comenzó a crecer prolongadamente, creando el sector “el Hueco” consolidándose a nivel latinoamericano como el 2 comercio más grande (ya que ocupa 12 manzanas) a su vez esté comenzó su expansión hacia bombona, san diego, san Benito entre otros barrios que eran sectores residenciales.

Lamentablemente este desarrollo comercial influencio sobre centros históricos de tal forma que los transformo, como las casas antiguas en sectores comerciales y almacenes, muestra de esto, es el caso del palacio nacional, el cual ahora es llamado “el palacio de los tennis”, quedando sin historia que contar, tan solo queda la arquitectura, que se ha convertido en parte mas del paisaje, porque la realidad es, que se ha olvidado de gran forma que allí operaba el antiguo juzgado de Medellín.

Se supone que la candelaria (la comuna 10) se esta rehabilitando con proyectos como los del 2005 donde transitaron los últimos carros por Carabobo, en la zona que va desde la calle San Juan hasta la avenida De Greiff. Empezaba así la construcción del Pasaje Peatonal. Un año después, ya terminadas las obras, la Alcaldía manifestaba que “la obra del Paseo Peatonal de Carabobo es el símbolo de la recuperación y rehabilitación del Centro de Medellín”. Abrir un espacio peatonal en esta vía tradicional del corazón de la ciudad, manda un mensaje acerca de la búsqueda de un Centro más equilibrado y más cómodo para todos los que caminan por sus calles”.

Pero como puede ser posible una “rehabilitación” sin cultivar la identidad y el respeto por los espacios que poseemos, ya estamos en el 2012 y este mensaje se perdió en 7 años, por que si observamos continuamos en lo mismo, como se propone vender turismo, si nuestro “centro histórico” es un caos intransitable de comercio, donde no se respeta el valor de la memoria, ni siquiera muchos de nosotros somos conocedores de nuestra propia ciudad, que se puede ofrecer para aquellos turistas que están en búsqueda de historias, si hay pocos que las pueden relatar, a su vez esta bien que allá comercio, al fin esto es lo que caracteriza a Medellín, pero que allá un comercio con admiración hacia las obras patrimoniales.

Cuarta hipótesis “Medellín no tiene centro histórico”

En un recorrido por el Turibus (bus turístico, que recorre centros patrimoniales por Medellín), un comentario del guía, llamo la atención de varios usuarios, al decir que “Medellín a diferencia de grandes ciudades como parís roma, entre muchas otras, no tienen centro histórico” y comenzó hacer un despliegue por diversas zonas de la comuna 10, presentando lugares con estructuras muy resientes. Como el parque de las luces, el parque bicentenario, donde sus historias se remontan si mucho del año 1950 para acá.

Una comuna que nació en 1600, no puede tener una fracción tan corta para relatar, es verdad que nuevos espacios se han construido, pero hay un antes que ha contribuido a lo que somos, y esto no se puede ignorar, por lo que afirmo que si  vamos a crear un nuevo espacio como lo es el Museo de ciudad, no podemos caer en el constante error de desaparecer un gran pedazo de nosotros, si será que Medellín no tiene “centro histórico” o lo que sucede es que lo cubrimos y lo tratamos de poner a la vanguardia de lo que llamamos modernidad. Gracias a esta palabra muy utilizada en Medellín propongo mi quinta hipótesis:

“Medellín ciudad moderna”

En casi todos los referentes que se pueden encontrar de Medellín, abarcando tanto personas, referenciaciones, paginas web y múltiple material bibliográfico, no falta el adjetivo de “modernidad”, si y este no se puede negar, tenemos diversas formas de hacer notar esto. Ya que nuestra ciudad comparada con las grandes metrópolis como damasco, (la capital de siria) que tiene mas de 12.000 años, es un bebe apenas desarrollándose, pero ahí que ver que la ciudad si estuvo  presente en periodos tales como el barroco y el romanticismo, que apenas hablan de una época renacentista, es importante analizar que ha sucedido con este fragmento.

No es injustificado que nuestros primeros himnos fueran “la vencedora y la libertadora” y que fuesen solamente instrumentales, sonidos que son tan diferente a la música actual, hablamos de los años 1819, y no podemos pensar que aquellas percepciones de las personas de aquella época, fuesen iguales a las nuestras de hoy en día, vestuarios recatados, con guantes y sombreros, hablan de una era distinta, tal vez hasta de un clima distinto en nuestra ciudad, ¿quien en nuestros días es capas de ir a la comuna 10 con aquellos ropajes? la verdad no aguantaría el sofoco y el calor del centro.

A lo que me refiero es que la modernidad también es cambiante, si hablamos de la vencedora y la libertadora en 1819, es catalogado como un himno muy moderno y apetecido por la sociedad de aquel entonces, y así múltiples transformaciones, han tenido su auge en épocas predeterminadas, pero la cuestión aquí es ¿donde se cuenta en nuestra ciudad esto?, donde están los relatos de los jóvenes de aquellas épocas que escuchaban tango en nuestra ciudad, donde están esos diversos cánones de percepciones por las que Medellín ha pasado, no hemos sido solo una cultura reggaetonera y de rock, han habido miles de subculturas latentes que si mucho son rescatadas por esos viejos, que añoran con sus ojos aquellas épocas.

Al hablar en el bar Málaga con el hombre que se hace llamar ”el ruiseñor del tango” salieron a flote cuentos de una Medellín tan distinta, que tan solo se puede percibir escuchándole relatar con tanta pasión historias de una época que ya ni rastros tiene, una época que el vivencio y que tan solo queda resumida en uno de los pocos bares que le rinde tributo aquel tiempo.

Entonces no se puede limitar en describir solo con modernidad a la ciudad, tan solo por el parque explora, el Coltejer, o el edificio inteligente. Ese adjetivo para Medellín si es muy merecido, pero también hay muchos que están ocultos para aquellos que hemos ignorado tanto de nuestro pasado, la verdad yo tengo 19 años y tan solo esta experiencia del museo ciudad, en el rol como investigadora me abrió las puertas para ver algo que toda mi vida ignore, y sé que como yo, ahí miles de paisas que desconocemos lo mucho que oculta el centro, detrás de tanto comercio y congestión, por lo que a forma de reflexión me parece importante resaltar, que no solo se puede apostar a traer turistas que conozcan una maqueta, que se queda en lo superficial, sino que se debe comenzar por culturizar en la historia a los mismos pobladores, por que si nosotros que vivimos aquí no sabemos nada, los visitantes tan solo se van a quedar con el mismo ideal de “Medellín ciudad moderna, pero sin historia”. 
Conclusiones

Es importante resaltar como hay en nuestra ciudad poca cultura de apreciación a la historia, por lo que me parece que el proyecto museo ciudad, puede ser un incentivo, una plataforma para que principalmente nosotros como habitantes conozcamos de donde proviene nuestra ciudad y como alcanzo el potencial que tenemos hoy, hay hechos que nos son gratuitos que corresponden a una causa, y es de vital importancia que nos formemos en el conocimiento de nuestra historia, por que como lo dije antes no solo somos modernidad, y si le vamos apostar como ciudad al turismo, ¿que les vamos a contar a los visitantes?, si nosotros mismos desconocemos nuestra Medellín. 

Bibliografía

Archivos:
·         El colombiano: Avenida Las Vegas. Carrera 48 No. 30 Sur- 119.
·         Telefax: 331 52 52.
·         Biblioteca Piloto: Cra. 64 50-32, Teléfonos :  2302422
·         Archivo Histórico de Medellín: (Calle 50 No 43-64, (Calle Colombia, entre carreras Girardot y El Palo). Teléfonos : 5126547 – 2317355
·         Bar Málaga: Carrera 51 Bolívar en sentido sur a norte entre las calles 45 Amador y 46 Maturín al costado derecho con Nº 45-80. Teléfono: 231 26 58
Libros:
100 años de la historia de Medellín
Personas:
·         Don Gustavo: Comerciante, Sector Jesús Nazareno
·         Don Roberto: Litografía Pluma Grafica, Sector el chagualo
·         Mauricio Grajales: Estación villa, San Benito.
·         Don Salomón: Recogedor de basuras, sector Guayaquil, San Benito
·         Serenateros: Parque Berrio
·         Don Ricardo: Cementerio San Lorenzo
·         Don Octavio: Vendedor Múltiple, Sector palo/ La playa.
·         Don Alejandro: Bar parque del periodista.
·         Doña Herlinda: Abuelita Vanessa Castro
·         Lucia Cano: Señora de 88 años barrió prado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: